Una etiqueta nos ayuda a poder identificar nuestros productos y/o plasmar la información necesaria para agilizar nuestros procesos en busca de mejores rendimientos, también para cumplir con las leyes, normativas o regulaciones establecidas para cada industria o sector. Así que, es muy importante que antes de adquirir una etiqueta tomes en consideración los siguientes puntos que te presentamos, partiendo de la pregunta:


¿Cuál será el uso que le darás a tu etiqueta?

Saber que uso tendrá tu etiqueta te permite elegir de forma adecuada los materiales, la forma de aplicación, la presentación, qué regulaciones debe cumplir, el tipo de adhesivo que vas a utilizar. Todos estos datos se traducen en costos o inversión al final del día.


1 Definir el mercado meta del producto etiquetado.

Si tu producto va dirigido al comercio este deberá tener una etiqueta con un diseño único, para que logre un impacto visual especial al probable comprador. Si tu mercado es la industria, lo más importante puede ser la resistencia a condiciones adversas o cumplir con normas específicas; y si lo vas a usar para requerimientos de logística entonces requieres una etiqueta blanca en la que puedas imprimir los datos esenciales del producto y destinatario, solo por mencionar algunos ejemplos.


2 Tiempo de vida, superficie sobre la cual se aplicara y adhesión deseada.

Saber cuánto tiempo debe estar presente tu etiqueta, si va colocada sobre madera, vidrio, caucho, u otros; ¿a qué temperatura? ambiente, frío o calor; o bien si la aplicación será permanente, removible o se requiere reposicionar, nos brindará información que nos aproxime a los materiales ideales de la etiqueta, saber si se requerirá un acabado extra para su resistencia y definir los adhesivos que se necesitan.


3 Medidas.

En el mercado existen infinidad de formas y medidas, puedes solicitar medidas especiales o bien las estandarizadas, el tamaño de la etiqueta es vital y un punto de partida para darle presentación a tu producto, además permitirá que la información que lleva impresa sea legible.


4 La cantidad.

Como en otras industrias la cantidad es proporcional al costo, a mayor cantidad menor costo, pero también podemos delimitar el método de impresión más adecuado si se requiere.


5 ¿Cómo se aplicará la etiqueta?

La aplicación puede ser de manera manual o automática y nos puede ayudar a definir la presentación adecuada de las etiquetas, puede ser en rollo, en planillas, fan foldeadas; y en el caso de una aplicación automática, se considera importante conocer el modelo de etiquetadora y la velocidad a la que funciona.